Rafael Nadal gana el oro en Pekín

Rafael Nadal ganó su primer título importante en Roland Garros 2005 y se convirtió en el número uno del mundo. 2 poco después. Rafa había seguido trabajando en su juego, convirtiéndose en el número uno del mundo. 1 competidor en 2008. Nadal ganó trofeos en Montecarlo, Barcelona, ​​Hamburgo y Roland Garros ese año y se acercó a Roger Federer.

Mejorando su juego sobre hierba, Rafa conquistó Queen’s y Wimbledon y amplió su racha de victorias a 32 antes de que Novak Djokovic lo detuviera en semifinales en Cincinnati. Nadal ganó suficientes puntos para superar a Federer el 18 de agosto y convertirse en el número uno del mundo.

1 por primera vez. Antes de eso, el español viajó a Beijing como uno de los favoritos para la medalla de oro individual masculina. Volvió a entregar su mejor tenis para ganar otro título importante en esta temporada histórica. Nadal derrotó a Novak Djokovic en tres sets difíciles en la semifinal después de más de dos horas y se enfrentó a Fernando González en el choque por la medalla de oro.

Luego de dos horas y 23 minutos, Rafa derrotó al chileno 6-3, 7-6, 6-3 para abrazar la gloria olímpica. Nadal completó su destacada actuación en los últimos meses, ganando 38 de 39 partidos para convertirse en un merecido número uno del mundo.

1.

En Beijing 2008, Rafael Nadal venció a Fernando González en dos sets para ganar el oro.

Nadal sirvió bien y se defendió de los cuatro puntos de quiebre para mantener su juego intacto. Empujó a González al límite con el segundo servicio y creó diez oportunidades de quiebre, convirtiendo dos para pasar por encima en dos sets.

El chileno hizo todo lo posible para mantener los puntos en su raqueta y controlar el ritmo con feroces golpes de derecha. Sin embargo, eso no fue suficiente ante un rival que defendió bien y evitó errores no forzados. Fernando ha ganado los dos enfrentamientos anteriores contra Rafa en canchas duras, incluida una notable victoria en el Abierto de Australia de 2007.

Aún así, no pudo repetir eso contra un rival en forma que estaba jugando el mejor tenis de su carrera. Nadal comenzó el encuentro de manera confiable, tomando ocho de los primeros diez puntos y ganando un quiebre en el segundo juego cuando el revés de Fernando aterrizó largo.

González salvó un punto de set en el juego ocho con un golpe de derecha fantástico antes de que Rafa sellara el trato con un golpe de derecha ganador en la línea siguiente para 6-3. Nadal no tuvo problemas en el saque, absorbiendo como nadie los golpes de derecha del rival y quitándole el arma más poderosa de las manos al chileno.

Ambos jugadores superaron sus juegos de servicio en el segundo set y se dirigían al desempate cuando Nadal enfrentó el primer juego de servicio suelto con 5-6. González lanzó un tiro ganador de derecha para tomar una ventaja de 40-15, con dos puntos de set en juego.

Sin embargo, el chileno falló una volea en el primero y un derechazo fácil en el segundo, que sellaron su destino en este encuentro. Rafa cerró el juego con un golpe de derecha ganador en la línea para generar impulso antes del desempate y aseguró el 7-2 cuando Fernando envió un largo golpe de derecha.

González se defendió de dos puntos de quiebre en el segundo juego del tercer set para evitar un revés temprano antes de que Nadal rompiera en blanco la próxima vez para moverse 3-1 al frente con un revés cruzado ganador. Era un espectáculo de un solo hombre en esos momentos, y González no pudo hacer nada para detener la caída.

Se enfrentó a dos puntos de quiebre más en el juego seis y los salvó para reducir el déficit. De repente, el chileno tuvo la oportunidad de recuperar el quiebre después de crear algunas ocasiones en el siguiente juego. Rafa los repelió con un golpe de derecha y ganadores de servicio y cerró el partido con dos puntos más directos para una ventaja de 5-2.

Fernando borró tres pelotas de partido en el octavo juego con su servicio para alargar el choque. Nadal cruzó la línea de meta con otra sólida ventaja en 5-3, lo que obligó al error de su rival a lanzar una celebración masiva de uno de sus títulos más preciados.